domingo, 15 de marzo de 2009

Cartografía de tu cuerpo

Escribo la palabra cuerpo en Google y me da cincuenta y seis millones setecientos mil resultados en cero coma catorce segundos. Nadie podría haber hallado mayor número de cuerpos en menos tiempo. ¡Vaya con la eficiencia tecnológica! Sí, impresionante, pero de tu cuerpo nada de nada y ese, justamente ese, es el que busco y no da señales de vida entre esos cincuenta y seis millones setecientos mil resultados que la pantalla me muestra.

Me aparto del ordenador, éste no va a ayudarme en mi búsqueda. Tengo la determinación de hallarlo, se encuentre donde se encuentre. No lo dudo un segundo y me equipo hasta las cejas para realizar una expedición a mi memoria. Con tal aventura pretendo completar la cartografía más exhaustiva de la materia que te forma, realizar el viaje alrededor de la geografía de tus formas, determinar la geología del orógeno de tu piel.

Sé que el viaje no será fácil, que habré de sufrir las ventiscas de tú olvido, desniveles infernales a tu ausencia, falta de referencia por el cambio magnético de tu antipresencia. Pero la certeza de lograr el mapa más detallado de tu cuerpo empequeñece cualquier adversidad. He cargado en mi mochila brújula, teodolito, bocetos realizados en las veladas de la vigilia de tu deseo que puedan servirme de guía y un lacónico papel en blanco donde iré trazando torpemente la forma que te identifica.

Quizá no vuelva de tal aventura, pero sé que si llego a mi destino, volveré a ser la sirena diminuta que nada ajena al mundo en el proceloso mar de tu ombligo.


5 comentarios:

imaging68 dijo...

Viaje al cuerpo siempre desconocido, siempre por descubrir; no sé si existe viaje más excitante, que te deje siempre ganas de empezarlo y de llegar a su final.
Nadie como tú para cartografiar ese cuerpo, y que llegue a buen puerto.
Me aseguraré de ello.

Tesa dijo...

Mucha suerte en esa exploración, Dra. Livingston.

:)

Saúl dijo...

así de equipada y decidida seguro que algún cuerpo encuentras..

Jack dijo...

En el blog Realidades había pinchado muchas veces en Smoking Room y no salía nada por lo que desistí. ¡Sorpresa! Hay alguien en esa habitación llena de humo. Y parece interesante.

helenna dijo...

Lo mas importante es no perder el placer de explorar.
No dejar que los sentidos se duerman, mantenerse alerta a los sentidos.
besos