martes, 7 de septiembre de 2010

El Eslava de Sevilla


Huevo sobre bizcocho de boletus, trufa y caramelo de vino dulce

En Sevilla, al ladito mismo del Gran Poder (con su brazo escayolado), se levanta un lugar con aspecto de barraca y alma de templo culinario. Tiene en su color azul reminiscencias marinas y en sus tapas el arte del pasar del tiempo. Desde los aires mozárabes de las costillas con miel hasta ese maravilloso pimiento relleno de merluza, donde el relleno es “todo” merluza, nada de sospechosas mezclas que fluyen al acercarle el cuchillo; no, el espacio vacío del pimiento se preña de buenos tacos de merluza.

Otro relleno fundamental, que no hay que perderse al cruzar sus puertas, son los boquerones rellenos. La proeza de rellenar un boquerón va acompañada con que está relleno de algo más exquisito aún que un boquerón en su estado óptimo de frescura: boquerón fresquísimo con picadillo (tomate, cebolla, pimiento verde crudos, crujientes).

A su carta ya variada y jugosa han añadido la tapa con la que han ganado el concurso de tapas de Sevilla: huevo con trufa sobre bizcocho de boletus, todo ello descansando sobre caramelo de vino dulce. Salto al futuro desde un pasado muy presente. Un más que deseable salmorejo, sus mejillones al vapor a la altura de los de Lorbé, la carrillada casera que roza la de casa Trichita, pero no llega (es que la de ella es insuperable), o cualquiera de las líneas de tiza que aparecen en la pizarra, estarán a la altura de lo que le pidáis.

Todo ello acompañado de buenos vinos tintos, o blancos y cerveza fresca si vuestra visita es en verano, y una clientela que dice del lugar: sevillanos de pro y visitantes a partes equilibradas y equidistantes.

Si os creéis que esto es todo, esperad a los postres: un helado de queso viejo, perfectamente acompañado de membrillo en su base, o la tarta de chocolate y naranja redondean una buena comida que, si podéis, permitíroslo, hacerla en la mejor de las compañías. La mía era insuperable, la mejor: mi alma extraña.

Restaurante Eslava. C/ Eslava 3-5. Barrio de San Lorenzo. Sevilla



5 comentarios:

Blue dijo...

¡Que buen pinta! Esto también merece un poema.

Besos.

Alamut dijo...

O varios ... ¡Oda al Eslava! Te prometo que despierta la sensibilidad.
Biquiños, Blue

40añera dijo...

Killa mañana voy a probar jaja que yo vivo aqui
Que rico!!!!
Un beso

Alamut dijo...

40añera, es para no perdérselo. A mí me encanta y voy siempre que puedo.
Un besazo guapa

Brian Quick dijo...

k buena pinta tieneee, tiene que estar delicioso!!!! =P

Besoooos^^