martes, 18 de enero de 2011

Henry Lee en Berlín




Noche en Berlín. Frío y calles estrechas de tugurios llenos de humo. Soledad que empuja a bajar las escaleras oscuras. Al fondo, una luz rojiza deja intuir una pequeña barra, solitaria. Es la única luz que hay. Hasta llegar, voy chocando con cuerpos cálidos que se dispersan anárquicamente por todo el local. Un taburete me invita a sentarme y pido una cerveza. Descubro que no estoy sola. Con la espalda apoyada en la pared me mira, sin recato, mientras da un largo trago. Me desentiendo, tímida. Pero sé que él sigue mirando. Hacia lo que parece un escenario, se dirige un potente foco de luz, oscureciendo aún más el resto. Tras unas cortinas rojas, aparecen Nick Cave y Pj Harvey y un piano empieza a sonar. Miro hipnotizada la escena. Los ojos del desconocido han desplazado su posición hasta situarse a unos centímetros y siento su susurro en mi oído, que sigue a la perfección la canción que ahora comienza. Mirada baja, ojos cerrados, él sigue acariciándome con su voz susurrante mientras yo me emborracho de luz roja. El piano se ha colado dentro de mí. Le miro a los ojos y en el reflejo nuestras voces suenan al unísono … A little bird lit down on Henry Lee.

6 comentarios:

Miguel dijo...

Se va transformando el frío de Berlín en calor reconfortante según avanzas en la lectura. Un encuentro (cómo me gustan los acercamientos de esta manera) que me imagino en blanco y negro con matices rojos.

Alamut dijo...

Como el baile en el concierto de Nick Cave del Cielo sobre Berlín, ella vestida de rojo. Ese ojo cinematográfico que no puede abandonarte ....
Besos

Blue dijo...

Por Dios, Alamut, el efecto jenrilí es brutal.
¿Volviste más veces?

Bicos**

(Que pareja, esta...ufffff)

40añera dijo...

Me encantaaaaa!!!
Besotes

Alamut dijo...

El efecto jenrilí resucita a un muerto .... Sí, la química entre estos dos es una pasada ... trasciende todas las pantallas del mundo, deja las dos dimensiones para dejarnos con ganas de caricias ...
Besos, Blue

Alamut dijo...

40añera, a mí me alegra mucho volver a verte por aquí.
Besos